Joven influencer es atacada por tiburón y pierde una pierna: “sobreviví arrancándole los ojos”. -

Joven influencer es atacada por tiburón y pierde una pierna: “sobreviví arrancándole los ojos”.

Share:

Addison Bethea, una joven influencer de 17 años, buceaba en Keaton Beach, Florida, Estados Unidos, junto a su hermano Rhett Willingham y amigos. Apenas había estado en el agua durante 20 minutos cuando sintió que algo agarraba su pierna.

Un año después de este terrible incidente, la influencer compartió que inicialmente pensó que era una broma pesada, pero pronto se dio cuenta de que la situación era más grave: un tiburón toro, que en promedio mide alrededor de dos metros de largo, la mordió en el muslo derecho y la arrastró hacia las profundidades del agua.

En una conversación con The Guardian, la joven relató que el poderoso animal apareció de manera repentina, sorprendiendo al grupo que no había detectado su presencia. El tiburón atacó a Addison, clavando sus afilados dientes en su pierna. Afortunadamente, la joven logró gritar para alertar a su hermano antes de ser sumergida por completo.

Ella describió cómo, al volver a la superficie, pudo ver la aterradora escena: la cola del tiburón agitándose y la presencia de sangre en el agua. A pesar de sentir la mordida, al principio no experimentó dolor. A pesar de la situación aterradora, Addison actuó instintivamente para sobrevivir. Golpeó al tiburón, recordando la extraña sensación de su piel, que comparó con papel de lija. Luego, metió la mano en las branquias de la criatura y logró arrancarle los ojos, que describió como del tamaño de una pelota de béisbol.

Su hermano Rhett, quien es bombero y paramédico, la rescató y la subió a bordo de un barco de rescatistas que había respondido a los gritos de auxilio. Después de ponerla a salvo, él le aplicó un torniquete para detener la hemorragia.

Lo último que recuerda Addison de ese incidente es mirar hacia abajo y notar que “todo su muslo había desaparecido“, antes de perder el conocimiento. Luego, reflexionó que después de pasar por algo así, no se puede dar nada por sentado, y que al entrar al océano, uno no está en su territorio. Reconoció que el tiburón simplemente seguía sus instintos y aunque fue una experiencia impactante, comprendía que estos eventos pueden ocurrir en la naturaleza.

Previous Article

Decomisan 2.6 millones de pastillas de fentanilo en Sinaloa.

Next Article

Banda de policías extorsionadores aterrorizan a migrantes en Honduras

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *