Violencia y tortura afectan mentalmente a los migrantes que se encuentran en la frontera de EEUU -

Violencia y tortura afectan mentalmente a los migrantes que se encuentran en la frontera de EEUU

Share:

Los traumas de los migrantes son un problema creciente en la frontera entre México y Estados Unidos, médicos y trabajadores sociales brindan atención en la frontera.

El doctor Brian Elmore ha trabajado como voluntario en la Clínica Hope, ubicada en uno de los albergues más grandes de Juárez, la ciudad fronteriza mexicana, durante los últimos dos meses. Lo que más le preocupa es el número creciente de migrantes que llegan con traumas graves debido a las duras travesías hacia el norte, que a menudo incluyen la presencia de homicidios y el ser víctimas de secuestros y agresiones sexuales.

“La mayoría de nuestros pacientes tienen síntomas de trastorno por estrés postraumático. Quiero iniciar una revisión para cada paciente”, dijo Elmore.

La Clínica Hope fue abierta hace unos meses por el organismo católico no lucrativo Hope Border Institute con la ayuda del obispo Mark Seitz de El Paso, Texas, situada en la frontera con Ciudad Juárez. En donde el doctor Elmore  ha atendido a aproximadamente 100 migrantes con virus respiratorios y otras emergencias más graves.

Médicos, trabajadores sociales, directores de albergues, el clero y la policía han señalado que cada vez más migrantes sufren violencia que equivale a tortura y llegan a la frontera entre México y Estados Unidos con una urgente necesidad de tratamiento médico y de salud mental debido a sus traumas.

Los recursos para proporcionar esta atención especializada son limitados y la red de albergues está tan sobrecargada debido a las nuevas llegadas y a los migrantes que llevan meses estancados debido a las restricciones de Estados Unidos al asilo, que solo se pueden atender los casos más graves.

“Como una embarazada de 13 años que huyó de violaciones en grupo y, por lo tanto, necesita ayuda con el cuidado infantil y la secundaria”, dijo Zury Reyes Borrero, encargada de atención a casos en el Centro para Víctimas de Tortura en Arizona, que visitó a la niña cuando dio a luz.

“Recibimos a las personas en su momento más vulnerable. Algunas ni siquiera caen en la cuenta de que están en Estados Unidos”.

En los últimos seis meses, Reyes Borrero y un colega han ayudado a unos 100 migrantes en Casa Alitas de los Servicios Comunitarios Católicos, un albergue en Tucson, Arizona, que para diciembre recibía a diario a unas 700 personas liberadas por las autoridades estadounidenses provenientes de países tan distintos como la República Democrática del Congo y México.

Cada visita puede llevar horas, ya que los trabajadores de casos tratan de establecer una buena relación con los migrantes y enfocarse en fortalecerlos, dijo Reyes Borrero.

“Esta no es una comunidad en la que haya conversaciones apacibles… Ellos podrían no tener ningún recuerdo (de estar en un lugar) seguro”, dijo Sarah Howell, quien dirige un consultorio y un organismo no lucrativo en Houston que atiende a migrantes. “Hay mucho miedo y trauma. Es una situación muy estresante para ellos”.

A pesar de la falta de recursos, algunos médicos y trabajadores sociales están haciendo todo lo posible para proporcionar atención médica y de salud mental a los migrantes.

En el albergue Annunciation House en El Paso, Texas, el padre Juan Pablo Sánchez, un sacerdote mexicano, ha estado trabajando con un equipo de médicos y trabajadores sociales para proporcionar atención médica y de salud mental a los migrantes que han sido liberados por las autoridades estadounidenses.

“Es importante proporcionar un ambiente de confianza y seguridad para que puedan comenzar a abordar sus problemas de salud mental”, dijo Sánchez.

A pesar de los esfuerzos de médicos y trabajadores sociales como Elmore, Reyes Borrero y Sánchez, muchos migrantes aún no tienen acceso a la atención médica y de salud mental que necesitan debido a la falta de recursos y a la sobrecarga de la red de albergues.

Muchos otros tienen miedo de buscar ayuda debido a la falta de confianza y a la posibilidad de ser deportados. “Es difícil que los migrantes se abran y hablen de sus problemas de salud mental”, dijo Elmore. “Pero es importante que reciban atención para poder procesar y superar sus traumas”.

Previous Article

Biden ordena rechazar ingreso de migrantes cubanos y haitianos desde la frontera México-EU

Next Article

Cansados de esperar, miles de migrantes exigen asilo en la frontera sur de México

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *