“Nos violaron tantas veces que era como si ya no fuéramos seres humanos”: Violencia sexual marca de por vida a mujeres migrantes -

“Nos violaron tantas veces que era como si ya no fuéramos seres humanos”: Violencia sexual marca de por vida a mujeres migrantes

Share:

Terribles testimonios sobre la violencia sexual cometidos hacia mujeres migrantes reflejan la realidad por la que tienen que pasar incluso después de cruzar la frontera

“Como no me dejaba, me ataron los pies juntos y las manos por la espalda, luego me violaron por atrás”, esta sólo es una parte del crudo testimonio que se atrevió a compartir Lucy, una hondureña de 45 años, quien en repetidas ocasiones fue violada cuando la obligaron a trabajar en burdeles improvisados, no sólo en su ruta a los Estados Unidos, sino incluso cuando había alcanzado la supuesta seguridad que buscaba cuando decidió salir de su país.

A pesar de que la historia no es reciente, casos similares siguen ocurriendo año con año: mujeres que escapan de la realidad de su país: pobreza, falta de oportunidades y violencia, inician una angustiosa travesía para alcanzar el sueño americano sólo para ser secuestradas, violadas y explotadas en algún punto de su recorrido. La mayoría de estos abusos desafortunadamente quedan impunes, el temor que tienen las víctimas de ser repatriadas, además de la falta de confianza que tienen en las autoridades, provoca que sólo uno de cada diez casos sean denunciados.

“La violación fue por mi regalo de cumpleaños”

Otro testimonio desgarrador fue compartido por Melvin, de 36 años, quien fue violada y obligada a prostituirse en una habitación cerrada con llave cuando ya se encontraba en Texas: “Me acuerdo que cuando estaba ahí era mi cumpleaños. Recuerdo que él me agarró y en algún momento me mordió. Les dije que era mi cumpleaños. Según ellos, la violación fue por mi regalo de cumpleaños”.

Noticias relacionadas: ¡Atroz! Niña migrante de 8 años fue víctima de 67 violadores al intentar cruzar la frontera con Estados Unidos

Conscientes que no pueden evitar ser violadas, las migrantes han hecho de los condones una de sus posesiones más valiosas, ésta es su única protección ante el abuso de los llamados coyotes o polleros, autoridades o miembros del crimen organizado. Cuando les preguntan por qué sólo cargan con un paquete de 12 condones responden que “saben a lo que se enfrentan”, y realmente lo saben, pues se estima que entre seis y ocho de cada diez mujeres migrantes son violadas en su trayecto a la frontera de los EE.UU..

Otras mujeres deciden inyectarse Depo-Provera, una inyección con la que al menos evitan quedar embarazadas, pero que no las previene de contraer enfermedades de transmisión sexual como el sida, sífilis o VPH. Para las migrantes, los primeros días son fundamentales para recibir atención con la que puedan interrumpir un posible embarazo o algún preventivo en caso de que el atacante fuera VIH positivo, sin embargo, a la agresión deben sumar que, por su estatus irregular, no son atendidas en hospitales públicos y requieren de las organizaciones para recibir estos servicios.

Su cuerpo es su moneda

Hay mujeres que, como único recurso, han optado por buscarse “maridos” con quienes llegan al acuerdo de obtener protección a cambio de mantener relaciones con ellos. Otras usan su cuerpo como boleto de entrada a EE.UU., una estrategia para librarse de autoridades, asaltos o recibir algún tipo de protección o ayuda durante su trayecto.

*Con información de El País y New York Times.

Previous Article

Un pollero condena a 148 migrantes a morir en un tráiler abandonado: INM los encuentra y los salva

Next Article

Choque mortal en Costa Rica: Migrantes sufren graves heridas en la vía

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *